Estimulación motriz: ¿Qué es y por qué es importante?

Inicio/Momentos/estimulación bebé/Estimulación motriz: ¿Qué es y por qué es importante?

Seguramente ya debes conocer sobre estimulación temprana para tu bebé, si todavía no lo sabes te recomendamos nuestro artículo previo sobre este tema: Importancia de la estimulación temprana en bebés.

Aquí hablaremos de solo un área conocida como la motriz o motora. Aprende en este artículo sobre cómo desarrollar la movilidad y coordinación de manera adecuada para tu bebé.

¿Qué es la estimulación motriz o motora y para qué sirve?

La estimulación motriz es el área que se encarga de desarrollar habilidades de movimiento adecuadas para tu bebé, desde el equilibrio y coordinación, como sujetar pequeñas cosas para escribir o dibujar. Es decir, lograr el control adecuado de los movimientos de tu bebé.

Importancia del desarrollo motriz en la vida del bebé

Cuando estimulas la motricidad de tu bebé, le estás dando las herramientas básicas para un manejo adecuado de su cuerpo. Gracias a esto podrá hacer tareas como tocar un instrumento, caminar, practicar diferentes deportes, escribir, bailar y muchas cosas más.

Tipos de estimulación motriz

Cuando hablamos de estimulación motriz, abarcamos dos tipos de estimulación temprana del movimiento en donde, dependiendo del desarrollo de cada una, tu bebé logrará hacer unas tareas específicas.

Estimulación motora gruesa

Esta rama de la estimulación motora es la que logra en tu bebé un correcto equilibrio, coordinación y uso de la fuerza. La motricidad gruesa es la encargada de hacer que tu hijo o hija, baile, camine, corra, haga deportes. Básicamente, para lograrlo debes darle la oportunidad de exploración, que gatee o camine y empiece a hacerse consciente de su cuerpo y lo que puede hacer por sí mismo.

Ejercicios de estimulación motora gruesa

Te dejamos aquí algunos ejercicios previos para cuando no ha empezado a caminar, gatear o sentarse, para así desarrollar esta área y ver mejores resultados a largo plazo.

Control cefálico

Para que tu bebé logre sostener o controlar su cabeza, existen dos ejercicios: El primero es acostarlo boca arriba y con cuidado, tiras de sus brazos como si se fuera a sentar para que él/ella intente llevar su cabeza consigo. No dejes que este cuelgue mucho, pues se puede lastimar.

El segundo, es acostarlo boca abajo y de frente ponerle algún objeto que llame su atención, así tendrá que intentar levantar la cabeza para encontrarlo.

Reptación

Este ejercicio es ideal para antes de que aprenda a gatear. Consiste en acostar a tu bebé boca abajo, con los brazos hacia adelante. Colocar, como en el ejercicio anterior, un estímulo frente a él/ella a pocos centímetros, para que intente desplazarse y coger dicho objeto.

Volteo

Como su nombre lo dice, lo que queremos lograr es que tu bebé se dé la vuelta por sí solo. Para hacerlo, acuéstalo boca abajo y muéstrale un objeto que llame su atención en el lateral. Cuando él intente voltearse trata de sujetar sus piernas, así la fuerza que realice se centrará más en su cadera y cintura.

Estimulación motora fina

Este segundo tipo de estimulación motriz está dirigida a lograr un mejor control en los movimientos precisos, la coordinación ojo-mano, también conocida como el efecto pinza, pues es la forma en que tu bebé va a agarrar cosas con sus manos.

Ejercicios de estimulación motora fina

Estos son algunas actividades en las que puedes acompañar a tu bebé para desarrollar su motricidad fina:

Coordinación visó-manual

Para lograr esta coordinación, entretenlo realizando estas simples actividades: Abrochar y desabrochar botones, colorear, divertirse con juegos de encajar figuras, algún tipo de manualidad como pintar, jugar con plastilina, entre otras.

Motricidad facial

Para que tu bebé logre movimientos faciales, te invitamos a practicar junto a él algunas expresiones frente al espejo.

Motricidad gestual

Esta será la manera en que coordine sus gestos, seguramente no notarás sus logros hasta a partir de los tres años, pero de igual forma, trata de hacer juegos de mímica con tu bebé ¿Qué tal si imitas animales? ¡Seguro le encantará!

Motricidad fonética

Es una motricidad ligada a la estimulación del lenguaje, pero con ella lograrás la emisión de sonidos controlados. Juega con él a las onomatopeyas o al igual que la motricidad gestual, puedes imitar los sonidos de animales, de esta forma tu bebé empezará a asimilar sonidos y su relación con objetos.

¡No dejes de experimentar!

Cada ejercicio que inviertes en el desarrollo de tu bebé son resultados que verás plasmados en su manera de ser y de adaptarse al mundo. Por eso, pon en práctica todos estos ejercicios y dale siempre la mejor atención, mientras que Arrurrú Naturals, te acompaña en este proceso de cuidado a esa personita que tanto quieres.

 

Referencias: