¿Cómo saber si mi bebé tiene gases?

Inicio/Momentos/Ideas momentos con tu bebé/¿Cómo saber si mi bebé tiene gases?

En los primeros meses de vida de tu bebé es normal que pase aire cuando come, ya que no sabe controlar muy bien el reflejo de succión, esto hace que se generen gases, llegando a ser muy molestos.

Hay varias señales que te pueden indicar si tu bebé tiene gases, por ejemplo, no querrá seguir comiendo, agitará las piernas, se retorcerá y llorará.

Te queremos enseñar algunos sencillos consejos para evitar y eliminar los gases de tu bebé:

  • Dale su comida en una postura recta, entre más encogido o tumbado esté tu bebé más gases puede acumular.
  • Después de comer, siéntate erguido y apoya al bebé sobre tu pecho, haz que su barbilla repose sobre tu hombro mientras lo sostienes con una mano y con la otra dale unas suaves palmaditas en la espalda, esto ayudará a que expulse los gases.
  • Evita que tu bebé esté muy ansioso a la hora de comer, esto puede provocar que pase más aire mientras come.
  • Acuesta a tu bebé y mueve sus piernas como si estuviera pedaleando una bicicleta, este movimiento le ayudará a expulsar los gases por la parte inferior.

¿Sabías que los bebés cuentan con reflejos a la hora de comer?

Al principio de este artículo mencionamos el reflejo de succión y su relación con los gases, pero, ¿sabes qué es o cuál es su opuesto? Nosotros te lo contamos.

Reflejo de succión

Este reflejo es una respuesta que se produce en la boca del bebé al momento de estimular los labios y el paladar, este movimiento es automático y es necesario para la lactancia materna.

Reflejo de extrusión

Al contrario del reflejo de succión, este reflejo hace que el bebé expulse con su lengua cualquier alimento que no sea líquido, de la textura de la mama, o del sabor y olor de la leche. Por lo general este reflejo desaparece a los 4 o 6 meses de edad.

Entendemos que quieres conocer qué debes tener presente en cada etapa de desarrollo de tu bebé, por eso te recomendamos nuestro artículo sobre la curva de crecimiento: ¿Qué es y por qué tan importante para tu bebé?

 

Referencias: